viernes, 12 de agosto de 2011

Crónicas de la mononucleosis I

Por favor, que empiecen a inventarse nuevas películas: ya las vi todas.
Desde que me enteré que mi "gripe" es, efectivamente, una mononucleosis, estoy más tranquila.
El pronóstico "gripe", la verdad, nunca lo entendí; es más efímero y débil de lo que mi conciencia puede aceptar para sentirme mal y hacer reposo. Necesitaba algo más fuerte. Mononucleosis, en este sentido, cubre mis expectativas. Lo puedo usar como carta de presentación para mi cara pálida, mi mirada ojerosa y mis músculos cansados.
Lo bueno de estar en casa: estoy reconstruyendo el vínculo con mi perro Indiana. Él viene y se acurruca al lado (le da miedo la lluvia y es mimoso) y yo me siento acompañada. 
Hay otras cosas buenas de estar en casa, además. Hoy me desperté de lo fuerte que pegaba la lluvia en la chapa de al lado de mi ventana. Muy romántico.
También estoy viendo "Mad about you" a la mañana, una serie de Sony que siempre me pareció superior; muy real y simpática.
Uno siempre dice: "ay si estuviera enferma en casa aprovecharía para bla bla bla y bla".
Esta vez opto por no aprovechar nada. No quiero nada productivo. Nada en lo que ocupar el tiempo de febrícula. Quiero solamente estar. Y está bien así.

3 comentarios:

Familiarizada dijo...

Ojo con él que viene mimoso y se te acurruca. La mononucleosis es la enfermedad del beso. Super contagiosa

Cyn dijo...

que te mejores, Juli. Me enteré hoy justo! Si tenés tiempo (ja), mirá "how i met your mother"

Julieta dijo...

Gracias por los consejos y los saludos! Estoy viendo pelis a lo loco, cyn! puedo incursionar con una serie, ja.