domingo, 28 de diciembre de 2008

Hay tiempo

Pasaba una viejita
con su changuito
del almacén con
cortinas de cintas coloridas;
ellos dos se miraban a las manos
tomados de unos ojos profundos
y era diciembre,
pero podría haber sido cualquier mes.

sábado, 27 de diciembre de 2008

Príncipe

¡Qué se prendan los ojos en tus estrellas!
le dijo tomándola de la mano.

martes, 23 de diciembre de 2008

Un saludo a mamá y a papá y a todos los que me conocen

Llegan, siempre llegan, momentos de reflexión y despedida.
Y si hay despedida hay fiesta y también hay duelo. Así como nunca hay sábado sin domingo.
Hay multiplicidad en la unidad del decir adiós y bienvenida
al mismo tiempo. Hay equilibrio y armonía como en la tragedia griega.
Hay más velitas sobre la torta y más vida sobre mi vida.
Entonces, sí, cumplo veintitrés años.
Cumplo y bueno, listo, ya soy grande. Dejo a los dos patitos detrás,
esperando que el año sea tan lindo como nunca.
Yo nunca hice balances, nunca me interesaron, pero podría
sacar estadísticas de algunos episodios que
empaparon mis veintidós años.
Me amigué con la tecnología, pero me di cuenta de que no me gusta.
Me hice muy compinche del licuado de banana y frutilla
y de la cerveza negra .
Mi mejor compañera fue la bici, que recorrió conmigo
cada recoveco de la capital federal y de sus alrededores también.
Pero también tuve otras companías,
caminé al lado de algunas personas
de esas que te llenan el corazón,
PERO BOCHA EH.
Y ellos un poco lo saben, estoy muy contenta
de que me acompañen en veintidós, veintritrés y ojalá hasta infinito
punto rojo y más allá.
Nunca me sentí tan bien con mi cuerpo,
con mi afro y mis abdominales altos carrasposos.
(además se me fue un poco la panza, que la quiero
pero este año bajó un poquito, je).
Lloré la extensión del Río de la Plata,
o de la avenida Nueve de Julio
y algunas bolsitas ya se me quedan en los ojos
como marcas de que la vida va pasando y no es sólo aire.
Tomé 1 litro de mate por día en el trabajo,
entonces hagan ustedes la cuenta. Tengo más verde
el sistema digestivo, y la cabeza también.
Viajé poco, pero significativo.
Brasil fue mi hermana y mis abuelos,
y eso fue feliz en cama grande y mar azul.
Entonces, yo julieta,
empiezo a ser más grande dentro de un rato
y tengo un poco de miedo, pero nah.
Mi abue me dijo hoy que todavía
no tengo de qué preocuparme. Entonces me tranquilicé
pero pensé: qué feo cuando llegue el momento
en que te digan...y si, piba, preocupate.
Y nuevamente me tranquilicé
porque nadie nunca te dice eso,
la gente miente. Ja, me encanta,
esto de crecer, qué jodido.

Pileta africana!!

video

jueves, 18 de diciembre de 2008

ella y él

Enciende una vela aromática cerca de su nariz y despacio
la apoya en la pierna de él. No cae cera ni tampoco desprende olor.
Tiene consistencia agradable, como de gelatina porosa y suave.
La sopla con aliento húmedo y no la apaga. Él la ayuda y la sopla también.
Se desvanece la velita aromática que no desprende olor ni cera.
Se desvanece cerca de la mesita de luz color beige.
Por la ventana pasan las horas y la lluvia, ambas lentas y románticas.
Los dos recorren con la mirada los ojos del otro. Hay conexión entre ceja y ceja.
Se besan los dientes con frescura colgate.
Se besan la lengua mil veces y derrochan saliva.
El cuarto sería así: la mesita de luz beige
y la velita deshecha sin olor ni cera, casi invisible ya
prácticamente inexistente
y el resto de las cosas (incluidos ellos tres).
El tercero es el canario marrón con alas blancas
que revuelve sus alas dentro de la jaulita beige.
Ella es una chica de los noventa, con el pelo como así y los posters como asá.
Él es motoquero, podría ser camionero, pero tiene una moto.
Andan los dos en rollers por palermo cada martes
y un domingo por medio comen en la Farola de Núñez,
ñoquis bolognesa.
Y en su mesa una velita aromática.

martes, 16 de diciembre de 2008

casi iguales

Amor
ambidiestro
ambicioso
ambulante
a.m
ambiguo
am (bocadito)

Sueño con serpientes

Barcito de almagro. Lunes 17 hs.
Sobre la mesa: licuado de banana con leche y Edipo Rey.
Saco el libro, el cuadernito, abro grande los ojos,
empiezo a marcar, anotar, escribir, hasta pensar.
Pasa un rato.

Mis ojos no entienden demasiado,
sí entienden que estaban cerrados.
Mi pecho agitado duele un poco,
el marco de la mesa daba justo en el hueso.
Los brazos extendidos sobre la mesa,
desprolijos, sobre edipo, y lapiceras de colores.

El mozo- señorita,
se quedó dormida.
¿Tiene sueño?
yo- Ay, disculpame. Se ve que sí, tengo sueño.
mozo- yo la dejé dormir un ratito,
pero acá vino el patrón y me dijo que la despierte.
yo- disculpame en serio, eh ¿Hace mucho me dormí?
mozo: señorita, no se preocupe.
Hace media horita se durmió,
no hay ningún problema.
Siga estudiando.

Imaginaciones (I)

Mujer rayada,
ve manchas y las salta, las esquiva.
Juega con la burbuja saltarina,
salta salta salta salta,
pela papas y mira caracoles derretirse.
Le gusta el olor a esmalde plateado,
la ventana del cigarrillo
abajo es-escondite secreto en el zorzal.
¿pero entendés mujer que no hay pan?
Botón pelilargo, tocá el doce porfavor.
-Gracias, dulzura. Vos también sos linda.
Y cuando tus pestañas al sol,
guau, peroniteloimaginás
tapás la luna y venus se excita.
Enrrollate desde adentro que
es más divertido (para mí, entendeme
un canario solía vivir acá).
Que no entres por la cerradura,
ya te lo dije mil veces y cuando
te lo dije ayer por última vez,
salía el canario del botón plateado
entre el zorzal doce, dulzura linda
y tu pelo eléctrico azul.

D'JOLE

video

TIRIBA

video

KUKU

video

miércoles, 10 de diciembre de 2008

Enero del 2007



Cuando uno se siente con otro
como en esta foto
(además de monstruo de dos cabezas)
muy cerca, como un marrón rosadito.

Enrique y Beatriz

Ellos son mis abuelos y ellos
aunque en apariencia sean dos,
estoy convencida de que son sólo uno.
No porque sean parecidos,
(por suerte no lo son),
sino que siendo diferentes son
el uno para el otro.
Lo de ellos es un amor monumental:
se dieron picos en todas las ciudades brasileras
y en todas las esquinas de Palermo.
Tuvieron árboles frutales, tortugas,
casa quinta, ambulancias y hasta hijos.
Tuvieron Mar del Plata, canto-bar,
desayuno continental y todos los teatros porteños.
En ellos se cumple el dicho popular:
“los que se pelean se aman”.
Porque se pelean tanto como se aman.
(Mucho).
Él le canta : "tengo una novia de buena familia"
(le gusta Fito Páez; un moderno total) y así la vida.

Mis abuelos son tintura, son cuadro luminoso, son radio Jai.
Los quiero a mis abuelos.

Tiempos Violentos

Yo me di cuenta de que
tardo un año en empezar
las cosas como me gusta
que estén y que queden.

Las cosas se van fijando
con el correr de los años.
Otras se van borrando
también corriendo despacio.

Hay gente mucho,
mucho más rápida que yo.
En mi caso, tardo un año
en empezar
a mirar y a conocer,
pero a mirar con ojos
pícaros, curiosos de verdad.

Empiezo a reconocer
a los tres años,
y ahí viene lo mejor
de las cosas.
Cuando los ojos se relajan
y se ensancha el corazón
(de amor).

Me gusta el tempo.
El concepto, en general.
El lento, me gusta un ratito
y el fugaz, me mata.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Precalentamiento

Río
Asfalto y mar son como uno, sin ser desagradable.
Hay edificios, restaurantes, rollers, patinetas,
gente del hip hop y maletines negros desparramados.
Hay infinidad de palmeras que empapan
los boulevares que empapan los puestitos de licuado.
Hay cocos. Muchos cocos. Tantos cocos.
Los cocos salen dos reales y se toman directo
del coco.
El agua de coco es como agua
sólo que es más divertida de tomar.
Por todo esto, uno se siente en Río de Janeiro.
Pero uno también se siente en Miami,
por las palmeras y las callecitas de tinte elegante sport.
Los colectivos van por la avenida costera,
así como las bicicletas y los que las manejamos
(esa!).
Andar en bici allá es hermoso y aburrido.
Hay senda de bicis, y no hay calles aptas,
entonces es andar o morir o andar
por la bicisenda ¿Se entiende no?
Los brasileros juegan todo el día
al beachvolley.
Creo tener la certeza de que allá el porcentaje
de contracturas
es desaforadamente menor.
Las sonrisas abundan
más en Copacabana, menos en otras partes.
Las favelas se llenan de luces navideñas.
Navidad en Brasil es una época
importante, muy importante.
No te dejan irte de ningún lugar sin desearte
(feliz navidad).
Las favelas dan ganas de vivirlas.
Yo las observaba desde el Sheraton.
Una tarde escuchamos disparos y gritos,
y a la noche vimos las lucecitas navideñas otra vez,
en Río todo empieza otra vez.

Despegar.

Como cuando el mar pasa de estar bravo a manso
y el sol baja lento, finito, limpio y perfecto;
así corría ella hacia una cosa linda.

domingo, 30 de noviembre de 2008

Antes del último mes

El arbolito de navidad
de nuestra familia
es muy lindo.
Es enano, con lucecitas intermitentes
de colores redondos y gruesos,
que no se cansan, que no escatiman
en iluminaciones navideñas.

Mi familia judía
pone religiosamente el arbolito
el ocho de diciembre, cada diciembre.
Mi padre lo acepta,
mi madre lo arma
mi hermana y yo lo adoramos.

El freezer de mi casa
acumula carne todo el año
para el asado del 24.
El otro día necesité hielo
y fue imposible encontrarlo.
El freezer de mi casa se abre
de enero a noviembre.

Cuando empieza diciembre
todos compramos cositas
tenemos gestitos
ponemos caritas.
Yo lloro con elevadísimo promedio
en relación a los restantes once meses.
Lloro con mucho diente y mucha risa.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Encuentros del tercer tipo

Ayer tuve mi primer encuentro cercano con un grillo.
Yo llegué tarde con ganas de dormir
y al sacar las almohadas
allí estaba él, tan grillo.
No se si estaba agitado
o simplemente así funciona siempre
pero mecía su pancita
fibrosa, cual insecto de verano.
Lo miré, lo observé, lo medí
durante media hora
(léase de 3:30 a 4 am)
con un toallón naranja en la mano
me acercaba
me alejaba
lo miraba
y así hasta tan tarde.
Controlé mi fuerza
con mi mano no esguinzada
temiendo- en un ataque de miedo-
esguinzarme la otra del susto
y lo atrapé entre la toalla
y la mano sana
y lo arrojé por la ventana.
Dormí pensando en él.
Dormí viendo machas negras
que se movían por mi cuerpo
y no me gustaba.

Para compartir el tambor,
la energía, las sonrisas,
el esfuerzo y todo nuestro año afrodanzante.
¡Llegó la muestra!

martes, 25 de noviembre de 2008

Recetas de felicidad

Pan y coca cola
Patitas de pollo con arroz 4 quesos (Gallo, no cualquiera)
Asado con vino
Fernet.
Queso con queso
(si me gustase, me encantaría)
Peli y chocolate
Mate y Don Satur
Licuado de banana con frutilla
(Sí, es genial).
Pile con hamburguesas
sol con tereré.

Chat con marian:

poulet dice:
sabes lo que pasa
poulet dice:
pasó
poulet dice:
salí a la puerta
poulet dice:
con dos chicas
poulet dice:
una me dijo vas para palermo?
poulet dice:
si, le digo
poulet dice:
ah me dice yo estoy en auto
poulet dice:
y voy a charcas y araoz
poulet dice:
WHAAAAAAAAAT
poulet dice:
jajaja
poulet dice:
me subi a su auto, cual putita.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Esguince! pepepepe

Y bueno, llegando a los veintitrés,
llegó mi primer esguince.
¡Y uno groso eh!
Muñeca izquierda.
Estoy orgullosa.
Y dolorida.

Infame animal

La gente puede ser hondamente insensata.

Hola, buen día ¿qué te pasó? ¿te duele la mano? ¿te duelen los dedos? ah la muñeca, a ver, te sostengo y vos hacé fuerza, estirá los dedos, dale, más fuerte ¿Vos trabajás con la compu? claro, seguro que es eso. Tendinitis, el mal del siglo veintiuno. Yo te digo, de cada 10 pacientes con dolor, 9 son tendinitis. Es una cosa tan común como el aire que respiramos.
Ah, pero te caíste, no me dijiste eso desde el principio. Ah, no es que te caíste, hiciste un mal movimiento, claro. Ah, ¿bailás? ¿¿¿¿afro????? y ¿eso dónde se baila?
Bueno, no perdamos más tiempo, hagamos una plaquita y nos sacamos las dudas.
--------------------------------------------------------------------------------------
Bueno, acá estamos. No te preocupes, eh. Seguro que va a estar todo bien. A ver, veamos. Sí, todo perfecto. Estás perfecta. Ah ah ah, mmmm....acá veo algo raro ¿Puede ser que te hayas esguinzado vos? me parece que estoy viendo un principio de esguince. Sí, sí, te esguinzaste. Bastante fuerte eh. Sí, ¿ves acá? esto como gris...bueno, ahí está el dolor. Bueno, eso y tu principio de tendinitis, claro.

domingo, 23 de noviembre de 2008

La historia oficial

Un día Caperucita le dijo al lobo
que cenicienta había perdido un zapato
adentro de la panza de la abuelita,
y que sus hermanastras no paraban de darle órdenes.
Entonces el príncipe vino
por la garganta de la abuelita
y todos juntos hicieron reunión de gremio
en el consorcio de Nunca Jamás.
Llegó Peter, montado en campanita
(vieja, muy vieja) y propuso llamar a 7 enanitos,
pero un problema hubo:
dicen que un blogger (un flogger? un emo?)
escribió historias tergiversadas
y que al momento de pasar a buscar
a los 7 enanitos,
cenicienta, en un ataque de ira,
cortó la panza de la abuelita,
mató al lobo,
encadenó a Peter,
voló sobre campanita
(después la mató también)
y llegó a las manos de garfio (paradoja, si las hay:
las manos de garfio)
y cuando arribó finalmente
a la posada de los 7 enanitos
.

Las hembras, las que pican.

El mundo se divide en dos:
Entre los que pueden dormir
cuando hay mosquitos en la habitación
y entre los que se tienen que parar
prender la luz,
mover los muebles,
sacudir las cortinas,
prender el ventilador,
abrir los ojos rojos,
abrirlos, abrirlos para matar,
porque así es el juego ahora:
matar o no dormir.
No, es peor.
Matar o dormir bajo amenaza,
entre zumbidos de sábanas,
entre picos ensangretados,
entre potenciales ronchas pomposas.
El mundo es mosquitamente binario.

Inventora amateur

Cosas que deberían existir:
alpargatas comestibles
sueños que una vez soñados se autoanotan en una libretita
discos de frutas y frutas musicales
coladores rellenos de jugo
paragüas que no se pierdan en los colectivos
cafeteras que hagan licuado
y barran el piso
y corten el pasto
y con el pasto hagan ensalada
de esas que llaman "hojas verdes".
Debería existir una asignación de
elementos al nacer. Por ejemplo:
a vos, Helena, te toca el djembé,
la mandarina, el olor a jazmín,
diego rivera, un poco de albahaca, almohadas de plumas,
collares azules, uñas sin pintar
y mucho aire en el corazón.
Debería existir el amor en lata
para esas noches de invierno
que mejor abrir el mueble y que haya una lata.
Como el atún.
Debería existir el atún.

Bicicleteando

Las Heras tiene lindo sol para ir paseando,
es una gran avenida de sol//
La zona del zoológico tiene buen aire
(un poco de olor animal)
y varios jacarandá tan infantiles
que rememoran canciones y fragancias//
Además siempre anda caminando
Fito Páez//
Thames está asfaltada
(fundamental)
Pero los caños de escape del 55
son realmente indeseables//
Libertador es un mundo aparte,
es muy sacado pedalear ahí,
los árboles chorrean gotitas amarillas,
los árboles escupen pelotitas amarillas,
los árboles florecen florcitas amarillas,
y entre tanto auto y tanta moto
la felicidad de la bici queda un tanto aplacada//
Lo mejor es salir de noche
(con luz roja intermitente)
por la zona de Parque Chacabuco
y de parques en general//
Los parques hacen una ciudad
distintadiferenteparticular
para aquellos que miramos desde abajo
(y con mucho pero mucho orgullo)
a los colectivos
y decidimos que nos pegue
directo en los ojos (es peligroso, sí)
el solcito el viento o la luna,
y todo lo amarillo de los árboles.

viernes, 21 de noviembre de 2008

soirée au vin

La cebolla de verdeo le salpica el ojo
y un repasador cuadriculado de dos pesos
la calma cual caricia de aloe vera.
-Once, lo compré en once.
Este y el tupper azul.
Abre un vino.
Nunca en su vida había abierto uno.
-Nunca abrí un vino antes.
Se ríe, se empieza a reír sin parar
y tiembla.
Tiembla porque sabe
y por saber, tiembla y ríe.
-Sí, tengo un poco de frío. Pero ahora se me pasa.
La noche puede terminar y ya
o con la noche pueden empezar
días y noches nuevos llenos de
cebollas de verdeo,
incluso hasta ajo.
Pensar en el ajo
le hace arder el ojo
la hace sonreir
y seguir pensando.
-Sí, el parque centenario está cada día más lindo.
El vino vuelve púrpuras sus labios
y los de él también.
Él no toma vino.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Y entretanto, vivo.

Vivo entre Córdoba y Corrientes,
entre Canning y Juan B. Justo
entre Loyola y Velasco
entre la parri y radio taxi blue
entre placita y el sexto
entre Shangai y Carlitos.
Entre el 8 y el 1,
entre batería y autismo,
entre Outlet y Outlet
Entre Puan y notebook
Entre suprema y milanesa
entre bici y subte
entre siesta y pesadilla
entre gotitas y afro
entre amigos y cervezas
entre sábanas rosas y naftalina
entre brownie y helado.
Vivo, entre, vivo,
Entre, vivo, entre.

Tacones (harto) lejanos

Ella estaba sobre tacones altos
y él la miró fijamente,
sus mejillas se sonrojaron y un espiral
de rosada coloración la invadió.
Casi sin maquillaje,
las persianas yacían bajas,
y la Avenida Corrientes
subía por el balcón, y el ruido,
y el suelo recién encerado
y un tango silbando bajito,
desde una disquería vieja,
todo flotaba en un espeso aire.
El tarro de helado chorreaba vainilla
por sobre el telgopor derretido.
Ya no había luz en la habitación,
la ciudad se apagaba,
cuatro pupilas brillaban
sólo cuatro se propagaban y
miles de millones de pestañas
se lanzaban al aire por segundo.
Un mosquito y otro.
El ventilador hacía ruido,
y el despertador. Tic Tic Tic Tic.
Silencio.
Tic Tic.
Pestaña-
Tic Tic Tic Tic.
Un grillo.
Mañana.

martes, 18 de noviembre de 2008

Entre paréntesis

(Busco en los espejos del alma
aquello que más me aterra,
lo parecido a lo diferente,
lo que enoja por lo mismo que agrada
lo que hiere por lo mismo que ama.
Ya no busco eso, ni nada
tan sólo no desprenderme
de todo lo mío, que alguna vez
fue compartido y ahora,
respiro)

unpensamiento

Todos los Nombres mueren
y con ellos, los hombres.
ELEGÍA

(En Orihuela, su pueblo y el mío, se
me ha muerto como del rayo Ramón Sijé,
con quien tanto quería.)

Yo quiero ser llorando el hortelano
de la tierra que ocupas y estercolas,
compañero del alma, tan temprano.

Alimentando lluvias, caracolas
y órganos mi dolor sin instrumento.
a las desalentadas amapolas

daré tu corazón por alimento.
Tanto dolor se agrupa en mi costado,
que por doler me duele hasta el aliento.

Un manotazo duro, un golpe helado,
un hachazo invisible y homicida,
un empujón brutal te ha derribado.

No hay extensión más grande que mi herida,
lloro mi desventura y sus conjuntos
y siento más tu muerte que mi vida.

Ando sobre rastrojos de difuntos,
y sin calor de nadie y sin consuelo
voy de mi corazón a mis asuntos.

Temprano levantó la muerte el vuelo,
temprano madrugó la madrugada,
temprano estás rodando por el suelo.

No perdono a la muerte enamorada,
no perdono a la vida desatenta,
no perdono a la tierra ni a la nada.

En mis manos levanto una tormenta
de piedras, rayos y hachas estridentes
sedienta de catástrofes y hambrienta.

Quiero escarbar la tierra con los dientes,
quiero apartar la tierra parte a parte
a dentelladas secas y calientes.

Quiero minar la tierra hasta encontrarte
y besarte la noble calavera
y desamordazarte y regresarte.

Volverás a mi huerto y a mi higuera:
por los altos andamios de las flores
pajareará tu alma colmenera

de angelicales ceras y labores.
Volverás al arrullo de las rejas
de los enamorados labradores.

Alegrarás la sombra de mis cejas,
y tu sangre se irán a cada lado
disputando tu novia y las abejas.

Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata te requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.


Miguel Hernández

domingo, 16 de noviembre de 2008

Digresión

cuánto más linda
es la música sonando muy fuerte
o tan despacito.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Mimitos en el pelo es lo mío.

Entre un mimo en la cabeza, una caricia en el pelo
y todo lo otro del mundo,
me quedo con lo primero.

Adicta a la ensalada (siempre lo quise decir)

¿Quién puede juzgarme si me cocino
(con la heladera repleta de cosas)
mi ensalada preferida: choclo atún y arroz (del blandito).
En pocos renglones, varias cosas objetables.
Uno) ¿cocinar juli? pf. hervir arroz. Si bueno, eso.
Dos) ¿eso es una ensalada juli? si bueno, eso. Para alguien a la que no le gustan eltomateelquesoeljamonlasaceitunaslalechugalaremolacha
esto es lo más cerano a la ensalada. Y con orgullo.
Tres) Si, ¿quién puede juzgarme? carajo.fuckyou.caca.

Duo alvaca.

Escuchar un dúo de folklore
hoy en día no es fácil;
mucho menos si es bueno.
Club del bufón, cincuenta(millones) de grados
nivel infierno punto rojo
entre luces picantes y copitos de maíz,
gratas notas pintan los oídos de colores
mientras el alma se rejuvenece
entre canciones de otros, con versiones suyas.
Muy suyas. Y muy bien.

martes, 28 de octubre de 2008

Pan y Carne, qué invento.

Una hamburguesa

después de una noche bailantera

a las seis de la mañana...

es como volver a la vida,

es agua de manantial en el desierto,

es como un rayo de sol entre la nieve.

lunes, 20 de octubre de 2008

un mimo en texto

Un día Martín Kohan dijo:
"buen nombre", cuando le estaba entregando un parcial.
Y es verdad. Buen nombre. Sólido, como una roca.

Muchachita de palermo,
gafas rojas, calzas negras
babasónicamente moderna,
remolinos de sonrisas ingenuas,
mucho truco encima y miradas desorbitadas.
Ella se babea con las clases de griego
y con tortas de maru botana,
siente que los "lucky" tienen onda
y le gusta sacarse más nota que mara.
Ricotera, "una que sepamos todos" cantaba
al ritmo de jijiji con una mano siempre levantada.
Ella tiene pelo de princesa
pero se queja de sólo pereza
este año se cayó de un caballo y casi se nos va
pero ahora con más cuidado ya puede caminar.

Patita, tus veintidós te reciben
entre Europa-Villa Gesell-San Luis- Colonia y próximamente MardelPlata
cuidado con los potros salvajes
y no tanta frutigram y torroncino.

Feliz cumple a Marianita.

AgUjiTa LoQuiTa

No entiendo qué hora es.
En serio, cada vez que lo pienso me canso y me exaspero.
Y tengo una pregunta:
la noche que cambiamos la hora,
¿nos fuimos a acostar una hora más tarde,
nos levantamos una hora más temprano
o ambas, y dormimos dos horas menos que siempre?

Es la nueva modalidad de hurto,
lo único que faltaba que nos roben...
¡tiempos modernos!
Pf.

viernes, 17 de octubre de 2008

Enojada

Mañana voy a empezar (otro) nuevo parcial domiciliario.
Si lo único que se me ocurre escribir
es algo que tenga que ver con lo fragmentario,
la subjetividad, la alteridad, las dicotomías y los pares de opuestos
es que mi carrera
traza un camino unilateral, sombrío
y poco feliz.

martes, 14 de octubre de 2008

Navarro-Mercedes

El día empezó en EL GRECO. Punto de encuentro de Primera Junta. Con el Sarmiento a Merlo, al 136 ECOTRANS en la plaza. Como siempre, nuestros tempos increiblemente sincronizados con el azar y los astros. Llegamos y llegó y viajamos.
Navarro fue como una laguna divina llena de lluvia espantosa. El camping espacioso y descampado a la vez nos empujó hacia Mercedes.
Antes de partir al nuevo destino, comimos empanadas caseras en el umbral de un kioskito en el que compramos Twistos, manzana grande, carilinas y chocolate, paulatinamente. Después pasamos por el no-hotel, el hotel que nunca fue y que no podría haber sido.
Nuestro destino era Mercedes.
Nicolás, un desconocido simpático para mi, nos recomendó un hotel alojamiento, y después de varios llamados y varios kioskos encontramos nuestra locación: calle 32 entre 25 y 27.
(qué lindas son las calles que saltean de a pares, no?). El micro navarro-mercedes lo dormimos con mucho placer. Y previamente sufrimos por un potencial secuestro extorsivo.
Llegamos y una señora muy pituca nos llevó a nuestra habitación.
Qué placer. Como dijo mona: "tele y cucharita". Comer, dormir, caminar. En eso estábamos.
No perdimos la oportunidad de degustar las hamburguesas de "don hamburguesa" (como un hombre papa dibujado sobre una camioneta), entrar a la iglesia, sentarnos en la plaza con los perros oriundos y hasta fuimos a una pulpería.
La pulpería fue increible y completamente inusual.
Me gustaría recordarla siempre, porque fue como una experiencia irreal.
Botellas, miles, llenas de telarañas, gauchos, bandoneones, el maestruli de susana giménez sentado en una mesa, cervezas, empanadas fritas caseras y mucho olor a bodegón.
Nuestra habitación se llenó de humedad y fragancia a amor.


(una pulpería de carne y hueso. de pulpo y hueso. de vino y hueso).

retóricas

Los sujetos portadores de diarios en el subte, ¿no se dan cuenta de que el diario de uno es el diario de todos bajo el techo de las líneas a-b-c-d-e-h? compártanlo, amarretes.
El otro día comprobamos (100%, unanimidad total) que la fruta es más rica en casa ajena y de viaje.

viernes, 10 de octubre de 2008

siempre pasa, pero esta fue más graciosa.

-¿Tenés un ibupirac?
-¿si quiero o si tengo?

martes, 7 de octubre de 2008

Hedonismo puro

A mi no me gusta demasiado comprar ropa.
Pero cuando compro
me gusta sumergirme en garrapiñadas de musculosas
en strapless de lunares y sweaters coloridos,
en polleras sin escotes y sandalias caladitas,
comprarme mucho de muchas cosas
y así hasta el final del verano.

viernes, 3 de octubre de 2008

Dos datitos

Dos cosas que me gusta decir siempre que puedo:
Que las escaleras mecánicas aceleran su ritmo al contacto con uno (si no hay nadie más arriba)
Y que las pantallas del cine muestran sus adelantos con la imagen acotada y luego abren las cortinas (claro, no se ensancha la pantalla) para ver la peli full-screen.
;) de nada, gente!

miércoles, 1 de octubre de 2008

Simplemente NO.-

a pasar la sal de mano en mano
a brindar sin mirar a los ojos
a tirar pancito sin besarlo
a las palomas (son plaga)
a los apretones de manos flojitos
a la gente que te levanta del piso, pero sin fuerza
a los caramelos media hora
a la gente que se besa con ojos abiertos
al pijama doble prenda
a los que dicen "¿aprender o aprehender?" (Pf!)
a la gente que se esconde de la cámara de fotos
a las despedidas de soltero en baúles
a los jeans con cierre
a los que piden helados frutales
al edulcorante y las dietas
a que hayan desaparecido el nussini y el graffiti*
*Digresión: desaparecidos por similitud, son dos palabras casi idénticas y a la vez chocolates impresionantemente parecidos en deliciosos.

lunes, 29 de septiembre de 2008

Viajar (III)

Toda ida tiene su vuelta. (y así la vida, no? no hay nada diferente a nada, no se si me explico, como que es todo lo mismo ,pero con diferentes formatos. El eterno retorno no es más que nuestra vida cotidiana pero alargada en toda nuestra vida).
Odio los Tuppers de Pueyrredón y corrientes.
Y la plaza once me trae una nostalgia
como un tango, cansado, sucio
desprolijo, vomitando asfalto
y yo solo quiero una hamaca paraguaya.

Viajar (II)

SAN LUIS

Un momento muy especial fue la subida al cerro, camino al recital.
La emoción estuvo presente, así como el miedo y la sensación de vértigo.
El camino me hizo acordar al trayecto La paz-coroico. Bordear un cerro en una camionetita, ver toda esa naturaleza imponente alrededor, marearse un poco, que se tapen los oídos y estar ansioso por lo que viene.
La música del Indio nos acompañó durante todo el viaje, pero las canciones que sonaron en la subida fueron las más apropiadas, canciones lentas, intensas, oscuras, penetrantes, así como el camino mismo. Indio y Pacha, uno solo. Y nosotros felices, viajando entre ellos.
Llegamos al predio pre recitalero, con una de las "copas" ferneteras del viaje (botella peligrosamente cortante y sucia). El lugar: un descampado del carajo y un viento tipo Pocahontas que nos llenaba de frío y ganas de saltar alto.
Sentí que estaba por salir yo a la cancha, a vivir algo increible, a realizar una hazaña.
El indio bajó por detrás del escenario con sus anteojitos, siendo tan igual a sí mismo, a su imagen, a la que todos tenemos de él que daba impresión. Es igualito a sí mismo.
Los pogos fueron divertidos, universales, de todo el pueblo. Saltamos y bailamos rock entre ricoteros y la oscuridad del medio de la nada.
La oscuridad fue absoluta en los momentos de no-luces, en el recital, en la ruta y en el supuesto camping al que coco nos llevó.
Coco es un capítulo aparte de esta historia. Es de esos hombres que, por azar, tenemos tanta suerte de conocer. Coco nos armó el viaje, prácticamente. Decidió por nosotros casi todo: los tiempos, los caminos, los lugares, pero sobre todo, decidió que la íbamos a pasar bien, y así fue. Nos consiguió vista al lago, rutas copadas, atajos pícaros, dos mantas, dos almohadas, una camionetita hippie espectacular y fotos supér ochentosas para mirar a la vuelta.
Coco fue un milagro, porque además de todo, manejaba muy bien. Gracias, coco.
Nuestro grupo viajero no se privó de ningún tipo de vicio, pero hay que resaltar lo SANOS que somos, que antes del recital elongamos e hicimos el saludo al sol.
Los chicos tenían una predisposición para hacer fuego y convidar vino, que daba gusto.
Y no nos faltaron chocolates, carne tierna, coca cola ni ayuda para realizar cualquier tipo de tarea.
Para finalizar, doy un panorama del campo semántico de nuestro querido juego "21":
motorhome, hipopótamo, chorro, porro, cinco, matraca, indio, Coudet, nueve, maradona, corazón, fernet, trece, catorce, tuca, dieciséis, patricio, birra, puta, loca y...Perdiste!
Buen juego. Buen viaje.

Viajar. (I)

Hay gente que dice que
me tomé un subte,
para tomarme un tren,
hacia el oeste.
Y cuando llegué al Oeste
quise seguir viajando...
como doce horas más...
Hasta alguna montaña,
tan hermosa, tan lejana
y parece que
muchas cosas lindas
me estaban esperando ahí;
y se comenta que
al volver
la combi, el auto,
el tren y el subte
se borraron de la memoria
porque en la cabeza
solo quedaba gusto a marroc,
fernet, pasto mojado
y banderas en mi corazón.

miércoles, 24 de septiembre de 2008


(...) Apareció entonces el zorro;
-Buenos días-saludó el zorro.
-Buenos días-contestó amablemente el principito que al darse vuelta en dirección a la voz no vio a nadie.
-Si me buscas, aquí estoy-aclaró el zorro- debajo del manzano...
-Pero..., quién eres tú?-preguntó el principito- Eres muy hermoso...

-Soy un zorro-dijo el zorro.
-Acércate..., ven a jugar conmigo-propuso el principito- Estoy tan triste!...
-Jugar contigo? No..., no puedo-dijo el zorro- Aún no estoy domesticado.
-Ah! Perdón-se excusó el principito.
Interrogó, luego de meditar un instante:
-Has dicho "domesticar"? Qué significa "domesticar"?
-Tú no eres de aquí-afirmó el zorro- Puedes decirme qué es lo que buscas?
-Busco a los hombres-respondió el principito- Dime, qué significa "domesticar"?
-Los hombres-intentó explicar el zorro- poseen fusiles y cazan. Eso es bien molesto. Crian también gallinas; es su único interés. Tú buscas gallinas, verdad?
-No-dijo el principito- Busco amigos. Qué significa "domesticar"?
-Ah!..., es una cosa muy olvidada-respondió el zorro- Significa "crear lazos".
-Crear lazos?-preguntó el principito.
-Así es-confirmó el zorro- Tú para mí, no eres más que un jovencito semejante a cien mil muchachitos. Además, no te necesito. Tampoco tú a mí. No soy para tí más que un zorro parecido a cien mil zorros. En cambio, si me domesticas..., sentiremos necesidad uno del otro. Serás para mí único en el mundo. Seré para tí único en el mundo...
-Creo que empiezo a entender-dijo el principito- Hay una flor... Creo que me ha domesticado.
-Es probable-contestó el zorro- En este planeta, en la Tierra, pueden ocurrir todo tipo de cosas...!
-Oh! No es en la Tierra-se apresuró a decir el principito.
El zorro se quedó no menos que intrigado.
-Acaso en otro planeta?
-Sí.
-Puedes decirme si hay cazadores en ese planeta?
-Oh, no! No los hay.
-Me está resultando muy interesante, Hay gallinas?
-No.
-No existe nada que sea perfecto-dijo el zorro suspirando.
Luego prosiguió:
-Mi vida es algo aburrida. Cazo gallinas y los hombres me cazan. Todas las gallinas se parecen como también los hombres se parecen entre sí. Francamente me aburro un poco. Estoy seguro que..., si me domesticas mi vida se verá envuelta por un gran sol. Podré conocer un ruido de pasos que será bien diferente a todos los demás. Los otros pasos, me hacen correr y esconder bajo la tierra. Pero el tuyo sin embargo, me llamará fuera de la madriguera, como una música. Mira! Puedes ver allá a lo lejos los campos de trigo? Yo no como pan, por lo que para mí el trigo es inútil. Los campos de trigo nada me recuerdan. Es triste! Pero tú tienes cabellos de color oro. Cuando me hayas por fin domesticado, el trigo dorado me recordará a ti. Y amaré el sonido del viento en el trigo...
El zorro en silencio, miró por un gran rato al principito.
-Por favor... domestícame!-suplicó.
-Lo haría, pero... no dispongo de mucho tiempo-contestó el principito. Quisiera encontrar amigos y conocer muchas cosas.
-Sabes...? Sólo se conocen las cosas que se domestican-afirmó el zorro. Los hombres carecen ya de tiempo. Compran a los mercaderes cosas ya hechas. Y... como no existen mercaderes de amigos, es muy simple, los hombres ya no tienen amigos. Si realmente deseas un amigo, domestícame!
-Y... qué es lo que debo hacer?-preguntó el principito.
-Debes tener suficiente paciencia-respondió el zorro- En un principio, te sentarás a cierta distancia, algo lejos de mi sobre la hierba. Yo te miraré de reojo y tú no dirás nada. La palabra suele ser fuente de malentendidos. Cada día podrás sentarte un poco más cerca.
Al otro día el principito volvió:
-Lo mejor es venir siempre a la misma hora-dijo el zorro- Si sé que vienes a las cuatro de la tarde, comenzaré a estar feliz desde las tres. A medida que se acerque la hora más feliz me sentiré. A las cuatro estaré agitado e inquieto; comenzaré a descubrir el precio de la felicidad! En cambio, si vienes a distintas horas, no sabré nunca en qué momento preparar mi corazón... Los ritos son necesarios.
-Qué son los ritos?-preguntó el principito.
-Se trata también de algo bastante olvidado-contestó el zorro- Es aquéllo que hace que un día se diferencie de los demás, una hora de las otras horas. Te daré un ejemplo. Entre los cazadores hay un rito. Todos los jueves bailan con las jóvenes del pueblo. Para mí el jueves es un maravilloso día, ya que paseo hasta la viña. Si los cazadores no tuvieran un día fijo para su baile, todos los días serían iguales y yo no tendría vacaciones.
Fue así como el principito domesticó al zorro. Pero al acercarse la hora de la partida:
-Ah!-dijo el zorro- Voy a llorar.
-No es mi culpa-repuso el principito- Tú quisiste que te domesticara, no fue mi intención hacerte daño...
-Sí, yo quise que me domesticaras-dijo el zorro.
-Pero dices que llorarás!
-Sí-confirmó el zorro.
-Ganas algo entonces?-preguntó el principito.
-Gano-aseguró el zorro- por el color del trigo.
Luego sugirió al principito:
-Vuelve y observa una vez más el jardín de rosas. Ahora comprenderás que tu rosa es única en el mundo. Cuando vuelvas para decirme adiós, yo te regalaré un secreto.
Se dirigió el principito nuevamente a la rosas:
-En absoluto os parecéis a mi rosa. Nadie os ha domesticado y no habéis domesticado a nadie. Así era mi zorro antes, semejante a cien mil otros. Al hacerlo mi amigo, ahora es único en el mundo.
Las rosas se mostraron ciertamente molestas.
-Sois bellas, pero aún estáis vacías-agregó todavía- Nadie puede morir por vosotras. Es probable que una persona común crea que mi rosa se os parece. Ella siendo sólo una, es sin duda más importante que todas vosotras, pues es ella la rosa a quien he regado, a quien he puesto bajo un globo; es la rosa que abrigué con el biombo. Ella es la rosa cuyas orugas maté (excepto unas pocas que se hicieron mariposas). Ella es a quien escuché quejarse, alabarse y aún algunas veces, callarse. Ella es mi rosa...
Regresó hacia donde estaba el zorro:
-Adiós-dijo.
-Adiós-dijo el zorro- Mi secreto es muy simple: no se ve bien sino con el corazón; lo esencial es invisible a los ojos.
-Lo esencial es invisible a los ojos-repitió el principito a fin de acordarse.
-El tiempo que dedicaste por tu rosa, es lo que hace que ella sea tan importante para ti.
-El tiempo que dediqué por mi rosa...-repitió el principito para no olvidar.
-Los hombres ya no recuerdan esta verdad-dijo el zorro- En cambio tú, por favor... no debes olvidarla. Eres responsable para siempre de lo que has domesticado. Eres responsable de tu rosa...
-Soy responsable de mi rosa...-dijo en voz alta el principito a fin de recordar...


martes, 23 de septiembre de 2008

POGO CARAJO!!!!!


Se va la chata señores!!!

lunes, 22 de septiembre de 2008

viernes, 19 de septiembre de 2008

simpatizante :)

Infinito punto rojo
...como ser
infranqueable
cara angular
ponerse la camiseta
border-bordering
Fragmentario
amorcipán
menos onda que un renglón
barquito de papel
acero inolvidable
nariz aguileña
prisma!
hipotenusa al cuadrado
castillitos de arena
cuenca del sur

Una mujer llamada Antonia.

Antonia quiere liberarse.
Antonia quiere saltar, correr bien lejos, superar sus marcas.
Antonia quiere desaparecer en el horizonte, (perderse entre la arena y el cielo)
Antonia quiere desabrochar su corazón,
esconder el lazo para siempre,
dar rienda suelta a borracheras de sentimientos.
Antonia tiene una sola ficha, (la más preciada)
y no duda en arrojarla a la fuente.
Antonia quiere conocer lugares nuevos,
quiere estar de carnaval (pero sin máscaras),
tomada de la mano.
Antonia quiere sentirse ella misma (y quiere sentirse bien).
Antonia quiere ser feliz y hacer feliz,
Antonia es muy inquieta, tal vez (demasiado).
Pregunta, observa, mira de reojo
y mira de nuevo, just to check.
Antonia siente vacíos, espacios en blanco
y los odia.
Los quiere colorear, Antonia quiere pintarlos (de colores brillantes).
Antonia es así,
tiene muchas estrellas en los ojos
(que a veces se apagan)

martes, 16 de septiembre de 2008

Milanga querida.

Me gusta probar las milanesas de otras casas
porque siempre son riquísimas,
pero diferentes.

Memorias del subsuelo

En la tan querida parri de serrano, la otra noche, comentamos entre amigas nuestros miedos infantiles más profundos, y, no casualmente, resultaron demasiado similares.
Enumeramos los siguientes:
-Horror al dormir destapadas.
-Miedo de mirarse en el espejo y ver a alguien más que no fuera nosotras mismas.
-Miedo de mirarse al espejo y reconocer una figura por detrás.
-Terror al estar en la cama y sentir una presencia dando vueltas.
-Imposibilidad de comprobar si esa presencia era algo/alguien o no, porque frente al miedo probablemente éste iba a funcionar como condicionante para efectivamente comprobar que sí había ese algo/alguien y tal vez moríamos del miedo. En cambio, con la simple suposición no moríamos, tan sólo temblábamos.
-Todas rezábamos, por algo. Especialmente porque no entraran ladrones a nuestras casas.
-A ninguna le gustaba quedarse sola.
Yo, por mi parte, me asustaba si mi madre no volvía a las seis y media en punto del trabajo, me asomaba al balcón cada día para verla bajarse del taxi y saludarnos, siempre la misma rutina. También me daba miedo que pusieran una bomba en el colegio, en la época que empezaron las bromas telefónicas de amenazas. Un día de amenaza yo fui al colegio y fue la primera vez que la sensación de susto me hizo doler la cabeza por varios días.
Le tenía pánico a las abejas y al apendicitis, y ahora también, solo que aprendí a convivir mejor con ellos, y creo que hubiese sido mucho más feo que me pasara alguna de estas dos cosas más antes que después.
Y el otro día, hablando con B., comentamos acerca de la construcción de una suerte de montaña, utilizando el mejor lenguaje figurado, construcción que implica mucho empeño, dedicación, profunda delicadeza y paciencia, montaña, a su vez, factible de ser destruida en partículas de segundos.
Yo creo que es así la vida, como una montaña que se va construyendo lo más sanamente posible, pero que frente a la primera hilacha, puede desapilarse y crear un caos incorruptible.
Es muy dificil ser normal.
Nada es casualidad. Este post proviene de la incipiente lectura del oscuro Dostoievski.

viernes, 12 de septiembre de 2008



Las terminales en Bolivia tienen ese no se qué que nos encanta.
Arrojan a la luz nuestro instinto asesino más profundo y los más dulces recuerdos.
Nunca temí tanto a la muerte como en aquellos micros y nunca estuve tan cerca de sentirme viva, a la vez. Esa es la mejor síntesis boliviana.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Allá lejos y hace tiempo

Uno puede ir a la costanera de dos maneras.
Siendo pobre o siendo rico.
Yo estoy segura de que
es más rico ser pobre.
Porque los choripanes
sentaditos en el ya-no-río
(se secó, pero alguna-vez-fue)
no se comparan
con ningún salmón al caviar
ni ningún faena hotel.
Yo propongo
el 23 de noviembre (o no)
ir con carpas, linternas, y mucho hambre
a degustar la argentinidad
metida entre dos panes.

lunes, 8 de septiembre de 2008

la música es feliz

Quiero salir por ahí escuchando las canciones a continuación enumeradas:
-Se me ha perdido un corazón. Gilda.
-La espuma de las orillas. Andrés.
-La arveja esperanza. Arbolito.
-Azul. Cristian Castro.
-Sopa de caracol ( plataiemicousu, yupi pati yupi pati). Los cadillacs.
-Friends will be friends. Queen.
-Pepe Lui. Divididos.
-Colombina. Jaime Ross.
-Desesperada. Marta Sánchez.
-Un cigarrillo y un café. Los enanitos verdes.
-Tan enamorados. Ricardo Montaner.
-Y otras de fito, sabina, rodrigo (el potro), lito vitale y pedro Aznar.-
Una mezclatina borrosa como el aire de los lunes.

viernes, 5 de septiembre de 2008

gorda II

La torta hizo su efecto, claro.
Hoy cometí un error de esos que conocemos bien todas las mujeres
(que no somos las de cultura-yogurt-ser):
me puse un pantalón de esos que en veranito cuelgan
y ahora no me puedo sentar sin
desabrochar el botón superior.

oui oui

Insistiendo con septiembre, hablemos un poquito de este mes.
De la cantidad de cumpleaños en septiembre.
Del olor a primavera, que en realidad muchas veces llega el día 30, donde claramente el crédito debería llevárselo octubre, y sin embargo, todos valoramos enormemente al noveno mes.
De las ropas sueltas que comienzan a pasearse por las calles.
De las plazas con gente y subeybajas subiendo y bajando.
De las ganas de ir preparando la lista con las cositas para el viaje.
De las ganas de ir sacando el pasaje a Ecuador que todos queremos.
De las ganas de ir limpiando la carpita y pensando si seguir usando la mochila de Belu o comprarme una nueva.
Para mi, en septiembre todos pensamos en vestidos de flores de todos colores, en Plaza Francia a los quince años, pensamos mucho más que en otros meses en Silvio Rodríguez, en tereré de frutillas en una esquinita al sol, en ojotas, chancletas, alpargatas y pies descalzos, en-no-desvestirnos-tanto antes de entrar a la ducha, así como en que ya no es tan fácil caminar por la calle en minifalda. Desvariamos también, con comprarnos ropa de ferias americanas y parecernos a Celeste Cid, en leer cosas por el mismo placer de la lectura y abandonar cualquier tipo de gramática y en ir tomando un colorcito soleado de que empezamos a ser más felices.

lunes, 1 de septiembre de 2008

septiembre siempre llega

Un poquito de griego
quisiera entender
cuando llegue la primavera,
antes no.
Y podría viajar en barquito
a cualquier lugar del mundo
y recostarme en hamacas paraguayas,
argentinas o paraguayas.
Y leer sobre viajes
mientras viajo con libros nuevos
si es que los encuentro
adentro de la mochila
de mochilera.

Un chocolatín
y una brújula
quiero que me lleven
a perderme por ahí.
y cuando me reencuentre conmigo
retomo griego,
antes no.

jueves, 28 de agosto de 2008

Cuarteto para autos viejos

Miguel Vitagliano presentó su nueva novela en la librería (y recientemente editora) Eterna Cadencia.
Librería de los sueños, si las hay. Derroche de placeres visuales.
Lo que me gustó fue su humanismo. Su falta de exactitud, su risa, su nerviosismo, la forma en la que agarraba su copa de vino. Me gustó verlo así, al natural.
Frases que no me quiero olvidar, para pensarlas:
-"No se puede hablar de Dios a esta edad. Se lo puede escribir a los catorce o a los ochenta, y en el medio, nada. El único autor capaz de hacerlo es Abelardo Castillo".
-"Cuando escribo me siento una mujer".
-"Yo me consuelo cuando pienso que Proust escribió su libro antes de morir. Entonces, eso me deja la posibilidad de escribir estas cosas en el medio. Escribo esto antes de escribir aquello".
-"Nos desvivimos por un sólo cálculo y es el que nunca nos sale como quisiéramos".
-"Con el tiempo soy menos hijo de puta".

Simpático.

miércoles, 27 de agosto de 2008

un schitzu en mi vida

Indiana tiene once años.
le tiene miedo a casi todo.
Le ladra a los perros grandes
se esconde de los chicos;
es tan finito que pasa por entre las rejas
de la puerta de casa.
Le gusta el Eukanuba
con pollo, carne o salchicha.
Sólo nunca lo comió.
Indiana nunca tuvo relaciones sexuales
es un perro casto;
su mejor amigo
es el repasador de la cocina.
Nunca le gustó juntarse con otros,
descarga su cariño con un almohadoncito viejo.
Duerme y tiene pesadillas
y a pesar de su edad
su lomo sigue siendo rosadito.
Indiana se llama indiana
por indiana jones
todos piensan que es nena
pero no,
¿o acaso indiana jones
era nena?- tontos, no entienden nada.
Indiana se hace pis
cuando le mostramos la correa
y muchas veces
hace caca en las escaleras.
Ayer fue al veterinario
y tiene conjuntivitis
entonces le pusieron esas colitas
de perros feos palermianos.
Mi perro es de origen oriental
nació en venezuela
y desde su primer mes de vida
vive en villa crespo.
¡Como para no estar confundido!
Indi no sabe buscar la pelota
ni levantar la patita
y sólo le gusta pasear 20 metros
en la vereda de casa.
Cuán honda la subjetividad,
no?
para mi es el mejor perro del mundo.

lunes, 25 de agosto de 2008

inflacionísima

Es difícil ya
encontrar
algo bueno de $0.50
así como
un sandwich de milanesa
por $3.5
y cuánto más rico
es lo que es rico y barato
porque es una hazaña
y uno es el capo.

Ey, creo en la felicidad.

cuando el rumbo
no es más que seguir al sol
y al corazón
en un tren de mala muerte
pero de buena vida;
cuando no tenemos idea
pero en el fondo
tampoco tenemos dudas
sobre todas las cosas
que aún no sabemos.
cuando el viento pega en la cara
y de repente nos despertamos
de sueños oscuros
y empezamos a vivir
entre plazas y chacarera.

viernes, 22 de agosto de 2008

animales hedonistas

No nos conformamos con las murallas,
buscamos guerra.
No nos alcanzan las lágrimas,
lloramos ríos.
Nos invade la trizteza
y llamamos a gritos a la muerte.
Nos parece divertido el mundo
entonces destrozamos el mundo
con pensamientos psicoanalíticos
con adicciones de amor y escándalos de belleza.
Somos roedores, caminantes, somos barra de cereal compacta
somos mate amargo, yerba mala, tracto resbaladizo.

No nos gusta el odio,
pero no decimos te amo.
Sentimos pena y desgracia,
la misma que somos altamente capaces de provocar.
No sabemos cuánto
ni dónde ni cómo ni cuándo
entonces no arriesgamos
aunque nos llenemos la boca con ilusión.

Viva la vida.

lunes, 18 de agosto de 2008

enfermito

Hoy me desperté con fiebre. En realidad, ayer me fui a dormir afiebrada.
Mi cuerpo todavía no me había avisado del todo acerca de mi gripe. Me había dado unas cuantas señales, sí, muy sutiles, muy superficiales, que no llegué a captar con claridad, con la claridad de la enferma que es conciente de su enfermedad.
Siempre me jacté de conocer y saber exactamente cuándo tenía fiebre.
Pero definitivamente hoy ya no había dudas.

Hasta esta altura del relato pareciera que la enferma soy yo.
Pero hay cosas un poco más complejas.
En el día de la fecha,
mi padre a las 7 de la mañana entró en mi habitación sin siquiera golpear la puerta,
con la luz del pasillo encendida,
que se clavó directamente en mis pesados ojos,
me miró y dijo:
¡coca!
¡coca cola!
Entre el sueño y la vigilia
intenté darle un formato a aquel cuadro irreal,
a aquella situación trivialmente ridícula.
Confundida, lo saludé
pensando que me estaba levantando para almozar con él
cuando miré el reloj
y descubrí lo temprano del asunto.
Él volvió a pronunciar
¿tenés vos la coca cola?
Un poco más conciente, intenté buscarle alguna explicación
a la locura, el vicio, lo malcriado-caprichoso-engorroso
de aquel despertar.
Le dije:- ¿estás loco?
yo no tengo coca cola acá.
Él simplemente
se encogió de hombros y se fue, cerrando la puerta.
Dejando una hija desconcertada
llena de ganglios, fiebre
y bastante malestar por la incertidumbre.

Hoy cerca del mediodía,
me lo encontré en la cocina y le dije:
-¿fue un sueño?
-No, disculpá. Tenía mucha sed y pensé que podía estar en tu cuarto.

martes, 12 de agosto de 2008

fragancias.

Café

Fósforo apagado

Lluvia en el pasto

Jazmines

Nafta

domingo, 10 de agosto de 2008

la identidad

Hay libros y hay autores.
Hay contextos, domingos, tardes, lluvia, sensaciones.
Y está todo bien.
Pero qué feo cuando las últimas vienticinco páginas
relatan el despertar de un sueño.
y de repente, nada.
o lo de siempre, lo de antes, lo que ya no era.

martes, 5 de agosto de 2008

gorda

Volviendo de bellas artes, después de una tarde meramente cultural, pasé por una panadería.
Locación: la de siempre. Velasco y Canning, nada nuevo bajo el sol.
Pero nunca había visto algo tan lindo, tan pomposo, tan tentador en una vidriera.
Era así: piso de brownie, capa gigantesca de mousse de chocolate y cubierta extrema de merengue italiano. Pero todo tan perfectamente cremoso, suave, contundente al mismo tiempo, que llamó demasiado mi atención. Era una torta del cielo, de dioses acaramelados, para zambullirse, esconderse, nadar en ella.
No era una torta nada más, perdón. No había aire, no había espacios en blanco adentro, no entraba ni un gramo de luz entre sus capas. I can tell. Se notaba. No pesaba mucho, pero tampoco era liviana.
Entonces, volví la mirada hacia ella. Y entré. Entré con poca plata y mucha saliva.
Me dieron una porción de esas que no te dejan con las ganas. Eran simpáticas panaderas de domingo a la tarde, nublado, frío. Ellas sonreían.
Y, para completar la perfección, la porción grandota salió tan sólo tres pesos. Irreal. Plenamente irreal, en esta época de tortas y tartas caras.
Fue una porción del cielo.
La mejor compra de años.

lunes, 4 de agosto de 2008

Consejos de alguien para alguien

Cuando uno camina por la Avenida Florida
no puede ir desprevenido,
no se lo tome en chiste, usted
si lee las próximas palabras
podrá preveer y, en el mejor de los casos,
evitar incontables golpes
(no sólo físicos sino también espirituales):
Recetita.
debe llevar las manos lo más cercanas al cuerpo posible
debe intentar no poseer elementos colgantes por demás
(cual bolsas o tuppers ya utilizados),
no debe hacer contacto visual con ninguno de aquellos que gritan
"cambio", "dólares", "iu, mister, cam jier" ó
en el peor de los casos
"dame todo";
debe procurar sacar el subte pass antes de llegar a las 9:30
a la estación, y decir:
"pucha, me lo olvidé en la otra campera",
porque las colas suelen ser tediosas
sin contar, claro, que uno de a poquito va perdiendo la vida
en esperar (cualquier cosa).
Es altamente recomendable no copiar las acciones de los peatones,
porque generalmente son atropellados,
no conviene tampoco quedarse mirando ningún show callejero
aunque, ¿por qué habría alguien de hacerlo, dios?
(pregunta existencial -busco respuestas)
Y lo más importante
fundamental, incluso,
es no olvidar
dentro de las posibilidades
siempre que se pueda
evitar caminar por la Avenida Florida.

"manejalo"/Línea B/Joan


¿cómo una reunioncita de domingo
puede convertirse en canción de Verano del '98
en luz intermitente,
en risa incontrolable?
y después, duelen los ojos.



El subte es la experiencia matutina más
grosera


grotesca


derrochona de chipacitos


de chispas de topolino


y suicidios potenciales


Ahora, cuando uno saca subte pass, por ejemplo de 10 viajes, atrás va marcando "V9", "V8", de acuerdo a cuántos viajes quedan. Está establecido rigurosamente el significado de "v"? para mi es claramente "vale", y de ahí se desprende directamente el "quiero vale 4". O sea, a partir del subte se inventó el truco. Si, si.

Yo creo que Miró debía ser súper simpático.


sábado, 2 de agosto de 2008

llueve

Haciendo estadísticas
cada vez que llueve yo creo que
quiero comer mucho más que otros días
leer más a Barthes y a Cortázar
tener permanentemente chocolate o sabor a chocolate en la boca
ordenar compulsivamente papeles
ver fotos (de las nostálgicas ) y emocionarme
mirarme al espejo y hablarle
tirar el desodorante hacia arriba, cual tic nervioso
observar por ventanas. pensar en ventanas. moverme a través de ventanas.
buscar agendas para reírme de cosas viejas (pero esto queda siempre en deseo, me da fiaca al final)
ver películas clásicas. Pero todas.
dormir esas siestas profundas llenas de sueños
tratar de aprovechar cada ángulo de mi cama, y cada almohada.
agarrar la guitarra y practicar alguna canción irreconocible de drexler
vivir con drexler

A mi no me gusta mucho la lluvia. Se me pone feo el pelo, me molesta el aguita en la cara, nunca llevo paragüas, siento que lo que sería correcto hacer es lo que no quiero, y lo que puedo hacer me aburre porque me conforma.
La lluvia me hace pensar que existe gente muy distinta a mi. A la que le divierten los charcos, el invierno, los guantes, gente de pelo impecablemente lacio, que no se inmuta por la lluvia, ni se conmueve con algunas sensaciones.

Buenos Aires es linda de todas formas. La lluvia es pintoresca en Recoleta, pero en villa crespo llueve diferente.

viernes, 1 de agosto de 2008

Danzar sin parar

Para mi las personas que no bailan se pierden gran parte de la felicidad que existe en el mundo. Siempre lo pensé así, porque la euforia de bailar, bastante cotidianamente, no se compara con ninguna otra sensación.
Se puede atacar esta concepción del mundo, claro. Ya lo sé. Porque no es "algo fundamental", pero para mi sí. Bailar y reirse a carcajadas de vez en cuando.
No hay nada mejor que tentarse. Ya lo dijo Aristóteles: reír es lo que nos diferencia de los animales, forma parte de nuestra más recóndita e intrínseca esencia. Mucha aliteración.
Hay gente que nunca se tienta. Que sonríe, pero no se ríe. Que muestra los dientes, pero puede cerrar la boca con rapidez. A mi me gusta el descontrol de los ataques de risa. No tener el mando de tus dientes, de tus ruidos, incluso del dolor de panza.
Yo pienso, pobres. Los que no se ríen. Lo mucho que les falta.

Y volviendo a bailar, hace dos años ya que descubrimos el afro. Amamos el afro. Nos hace tan bien. Nos destroza las rodillas, nos da dolor de cuello, pero nos hace felices.
Ayer bailamos y hoy estamos más risueñas. Entonces se juntaron la risa y el baile. Y es un estado bastante próximo a la misteriosa y desconocida felicidad.
He dicho.

jueves, 31 de julio de 2008

what it takes

Hay que dar vuelta el colchón para después cambiar la funda de la almohada.
Hay que comprarse ropa nueva para ordenar el placard.
Hay que empezar la facultad para llamar a la dentista.
Hay que tener más de diez materias en la libreta para que te vuelva a gustar el patio de puán.
Hay que anotarse los sábados para decidir que uno nunca va a cursar los sábados.
Hay que saber escuchar las respuestas incompletas para completarlas con el tiempo.
Hay que ser sutil los primeros meses de todas las cosas y después, no pensar más.
Hay que tomar mucha cerveza para que te empiece a gustar el fernet.
Hay que decir que "no" unas quince veces en toda la vida.
Hay que ir a ver a los piojos para apreciar un show de Andrés.
Hay que comer muchos chocolates pero morir con un nutella.
Hay que ir a dar vueltas en bici a palermo para descubrir que el camino es más divertido que llegar.
Hay que saber ir espontáneamente a todos lados.
Hay que tomarse muchas veces el sarmiento para encontrarle el gustito.
Hay que probar ponerse una bincha muchas veces para darte cuenta de que no.
Hay tanto que hay que que mejor ni pensarlo.

martes, 29 de julio de 2008

Fle-qui-lli-to

Walter es un déspota de la tijera- todas lo sabemos, y nos gusta.
Sí, nos encanta.
Él sabe cortar rulos y por eso lo respetamos.
Entonces le dije: "ni muy corto ni flequillo".
Claro.
Y bueno, como siempre hizo lo que quiso: corto y con felquillito. Y ahora me gusta.
Desde los cero hasta los diez años, aproximádamente, tuve flequillo. Lo odiaba. Odiaba el recorte más que el corte. Me daba vergüenza entrar recortada a la primaria.
Cuántas vergüenzas en la primaria. Pero qué cositas tan lindas en la primaria.
Yo me acuerdo que un día estaba haciendo pis y me mandaron una carta de amor por debajo de la puerta del baño. La música de fondo: la flauta dulce. Y la conexión con esta anécdota colgada: que en ese momento también tenía flequillo.
Los amores de tercer grado-

Extraña verdad

Y un día la duda dijo:
-¿claro?

lunes, 28 de julio de 2008

¿?

Es casi Agosto.
Es el segundo cuatrimestre.
Es invierno.
¿es verdad?
es molesto
esto de que el tiempo efectivamente pase
y sentir que no debería pasar
más ni menos
que un segundo
desde que se acabó el nutella
se acabó la carpa
se derritió una velita aromática.

martes, 22 de julio de 2008

las frases hechas y yo.

En contra de todas.

Más vale pájaro en mano que cien volando.

A caballo regalado no se le miran los dientes.

Mejor malo conocido que bueno por conocer.

Nunca es triste la verdad, lo que no tiene es remedio.

Conformismo puro, falta de autoestima, negativo interés de vivir, mediocridad, derroche de escasez de pasión, nulo espíritu de búsqueda, inagotable angustia del no ir más allá.

lunes, 21 de julio de 2008

10 años (puro amor)

Un dejo de nostalgia nos recorrió el findesemana. Son diez años.
Juli compró una torta,
lule puso la casa,
ca fue mi amiga invisible,
sol llegó tarde,
mara aún no decidió nada,
caro comió bastantes fajitas,
dani no robó los vasos,
mona tenía entrega,
lau tejió como loca,
pablito está en europa,
nei en mar de las pampas.
Y qué rica comida mexicana.

viernes, 18 de julio de 2008

Basurita en el ojo.

Cuántas cosas tontas pueden pasar todos los días. Y sin embargo, por lo general, no pasan.
Y si pasan, como ayer, uno se pone de malhumor y se angustia.
Caminando por Florida, pleno microcentro semiprimaveral, algo (porque realmente no sé cómo describirlo mejor) decidió meterse en mi ojo derecho.
Al instante ardor, molestia, irritación, un poco de gracia también (porque cuando entran basuritas LO NORMAL ES QUE SALGAN, TAN RÁPIDO COMO ENTRARON).
Pero no. Esta era guachita. Era turrita basurita.* Asi que, tuve que frenar mi caminata, parar mi mp3, atarme el pelo y mirarme en un espejo.
Entré a un negocio de cuero. Cuero había todo alrededor de mi ojo sano y del atacado también. (pero el atacado ya estaba cerrado y con la mano derecha arriba). Qué vergüenza.
Pido entrar al baño, para ponerme agua. Me acompaña una vendedora. Me lleva por una escalera caracol hasta un entrepisosimpático, también lleno de cuero. Y me dice: "debe ser un virus, de esos que andan dando vueltas".
Mi cabeza, por un lado dijo, gorda callate dejame tranquila, no entendés nada, y por otro pensó: listo, me sacan el ojo, de acá directo al quirófano.
AGUA AGUA AGUA AGUA.
No salía, no salía, no salió.
Celular, mami.
Ya el llanto se atragantaba.
Mágico, un centro de ojos a una cuadra. Fue una cuadra dura, igual. Como una escena de Perdidos en Tokio. Algo como esa sensación de desamparo y sutileza del dolor.
Llegué y sin pedirme datos, viendo (ellos con ojos sanos) mi ojo maltrecho, me atendieron al instante.
Qué impresión dan los ojos. Porque justamente ves todo.
Me sacaron la "piedrita", como gustó llamarla la doctora, y el alivio fue inmediato.
Le agradecí muchísimo la eficacia y la calma. Y amé las gotitas que me puso.
Qué tarde. enmarañada.

*qué gracioso, porque "basurita" es lo que todos decimos cuando algo nos entra en el ojo. Es un generalismo, todos conocemos la expresión, y qué expresión tan sencilla y tonta, no? por qué se dirá basurita?

miércoles, 16 de julio de 2008

Un poquito de Bolivia nunca viene mal.


Don de Fluir (mucha primavera en el aire)

Quiero bailar esta canción. Ay, Jorge...

Los dos parlantes afuera,
la música en el balcón
cayendo por la vereda
en sonoro borbotón.
Alguien me acerca un trago,
alguien me quiere hablar,
yo sólo quiero que mires
mientras te miro girar.
Llevás el cabello suelto
y sandalias en los pies,
tu vestidito violeta
cabe todo en una nuez.
Alguien me hace preguntas,
alguien me ofrece fumar,
a todo digo que sí
con tal de verte bailar.
Sólo quiero verte bailar
sólo quiero verte bailar
quisiera verte girando, girando,
mirándome mirar.
Soy aquel tipo callado
con aires de intelectual
que te mira de costado
sólo por disimular.
gracias, pero no, no bailo,
quizás la próxima vez,
tengo torpes las rodillas
y tú veloces los pies.
Sólo quiero verte bailar
sólo quiero verte bailar
quisiera verte girando, girando,
mirándome mirar.
Porque bailas, como quien respira,
con un antiguo don de fluir...
Bailas,y parece tan fácil
como dejar el corazón latir..

lunes, 14 de julio de 2008

la Bici y el Sol

Dos grandes amigos en mi vida.
Los dos son igual de felices para mí.
Pero es que casi no existen uno sin el otro.
Siempre hay callecitas de palermo, muelles de costanera sur, barcitos del bajo, parque rivadavia entre libros y discos, rincones porteños que vienen acompañados solamente de los rayos de sol.
Siempre que hay sol, es todo más feliz.
Apuesto al verano, a las dos ruedas, a los árboles violetas, a las nubes que parecen comestibles, a los puestos de cd's truchos, a las pelotitas que caen inesperadamente de las ramas, al olor del pastito recién cortado, del café y de algún perfume masculino.

viernes, 4 de julio de 2008

Cuando sea grande.

Siempre me pregunté cuándo sería el momento de dejar de emitir, e incluso pensar en esa frase, en ese lugar común. Cualquier lector, claro, estará esperando que anuncie que aquel momento llegó ahora, ahora que escribo del tema, ahora que remarco la preocupación. Pero esto dista de mi realidad. Lamento decepcionar (en realidad no, ni un poco) a aquellos que busquen certidumbres. Con todo mi corazón, ofrezco por el momento cualquier tipo de inquietud y de no respuesta. Les puedo regalar todas las puertas abiertas, los candados sin llaves, los finales ambiguos, las páginas en blanco.
Una vez me traje una ensalada al trabajo y me sentí grande.
Me sentí grande cada vez que terminé de llorar por algo importante.
Me siento grande cuando me voy dando cuenta de cosas adquiridas.

Soy chica.

viernes, 27 de junio de 2008

Desvariando

Entretanto, en el medio.
Vacíos y espacios en blanco.
Justo cuando estaba por,
en ese preciso momento.
Algo había pasado, sí.
Ni te imaginabas.
Nada nuevo bajo el sol, está claro.
Pero si yo hubiese sabido.
Aunque uno nunca sabe.
Pero si realmente hubiese sabido.
Cuando hay percepción, no hay acto.
Cuando hay acto, ¿la percepción?
y a veces también contra acto.
Nadie habla.
Todo es silencio.
Nadie hable por favor.
Que nada se mueva,
total cuando gira el mundo no sabemos.
Pero una pestaña se cae
y ahí entendemos
la fuerza con la que gira.
Todo se transforma
y mucho se pierde,
basta de mentiras.
¿Esto seguirá su curso?
camino de fluctuaciones e inconstancias
Extraño la paz que nunca hubo.
La extraño como si existiese.
Como si realmente hubiera existido.

miércoles, 25 de junio de 2008

Rabelais es genial

Mijail Bajtín en La cultura popular en la Edad Media y el Renacimiento afirma: “el Humanismo y el Renacimiento nacieron de la espera y la aspiración apasionada e ilimitada de una época que envejecía, y cuyo espíritu, agitado en sus profundidades, ansiaba una nueva juventud”[1]. Esta cita puede servir como disparador para delimitar una nueva definición, o un nuevo concepto, ligado a las también novedosas prácticas de la época, que nos brinda Rabelais acerca de la educación y la salud en Gargantúa.
Ya desde el apartado titulado “a los lectores” se lo invita al receptor de esta obra a despojarse de cualquier afición, es decir, cualquier tipo de vicio que pudiera enmohecer la subsiguiente lectura. “Visto el duelo que os mina y come: mejor es de risas que de llantos escribir”[2]. El tema se anticipa y advierte: la comicidad será el motor de su escritura. Y Rabelais, como buen humanista, desde el mismo comienzo, no puede dejar de hacer alusión a algún maestro antiguo que funcione como ejemplo retomado y resiginificado. Utiliza, entonces, nada más y nada menos que un concepto de la Poética de Aristóteles: “La risa es propia del hombre, de su racionalidad”. En el prólogo tampoco se queda atrás. Menciona a Sócrates y realiza un breve análisis de las apariencias en comparación con lo que se encuentra en la profundidad de las cosas. Sin ir más lejos, lo que está haciendo el autor es poner como ejemplo un reflejo espejado de su propia actitud: una crítica, un ir más allá, una vanguardia, un desafío. Así es como debemos leerlo a él; entrelíneas, atentos, y sin dejar que una trama picaresca empape la totalidad de las ideas que el libro ofrece.
Las paradojas no tardan en aparecer. El capítulo undécimo se titula “Sobre la adolescencia de Gargantúa”, pero sin embargo, nos va a relatar la primera infancia del protagonista; infancia de libertad absoluta, marcada por los tiempos de ocio y rienda suelta a los antojos. Charpentier sostiene al respecto: “la palabra instruido, la palabra disciplina (…) son igualmente términos paradójicos. Se trata en realidad de una anti-educación o incluso de una ausencia de educación: se muestra al niño pequeño librado a sí mismo y dando rienda suelta a la vida salvaje de sus instintos”[3].
En el capítulo decimotercero se hace mención a la brillante invención del pequeño gigante: un limpiaculos. Se festeja magníficamente el invento, dando lugar aquí a la noción bajtiniana de carnaval, instancia festiva donde los valores son revertidos y donde los elementos bajos se transforman en altos y viceversa. A partir de la creación de su hijo, “el medio más señorial, más excelente, más expeditivo que jamás se viera para limpiarse el culo”[4], Grangaznate decide que su niño prodigio debe contar con la educación más elevada posible. Es así como Gargantúa es instruido en letras latinas por un sofista ¿cuáles fueron las enseñanzas de este maestro? La recitación de la cartilla de memoria, la escritura gótica, la repetición de atrás para adelante y la lectura de manuales típicos de la Edad Media francesa; todas prácticas criticadas por la corriente humanista por estar vacías de sentido y por provocar la automatización absoluta de una pedagogía vacía de pensamiento crítico. Demerson afirma: “lo que Rabelais condena (…) es la irreflexión que arroja a capitanes y a jefes de pueblo en la acción, sin dejarles ese tiempo para la pausa, que concede la reflexión, característica de toda obra humana”[5].
En el capítulo decimoquinto, el padre del gigante se da cuenta de que “ciertamente estudiaba mucho y bien; empero, no le aprovechaba nada y, lo que es peor, volvíase bobo, necio, sandio y atontado”[6]; Idea poco novedosa para el virrey de Pamparigossa, empero, que le advierte que antes de “aprender aquellos libros con aquellos preceptores”[7] era mejor no aprender nada, dado que ese saber era el de los burros y envilecía a los espíritus buenos y nobles. Esta escena es la que da pie al comienzo de una nueva educación: se reemplaza la pedagogía escolástica automatizante por una humanística libertaria. Esta notable preocupación por la enseñanza y el aprendizaje es bien resumida por Artal: “pedagogía se entendía como el camino para concretar un nuevo modelo de hombre y de sociedad, basados en un saber puro y sólido”[8]. No más repeticiones de memoria ni transcripciones alejadas de los textos originales. Es el momento de la filología, de la pasión y de la puesta en práctica.
Nuevo maestro y nuevas técnicas llegan hasta Gargantúa de la mano de su maestro humanista. Juegos, casos llevados a la práctica, y hasta una medicina para borrar cualquier tipo de huella que hubiese dejado su anterior educación escolástica, para extirpar “toda la alteración y perversa costumbre del cerebro”[9]. La instrucción continuada[10] que menciona el texto, a diferencia de la anterior, parecía estar teniendo un efecto muy positivo sobre el joven Gargantúa. La crítica y el ataque son constantes y explícitos a la pedagogía escolástica.
En palabras de Artal, “Rabelais introduce, en su modelo de educación, la necesidad de ejercitar el cuerpo así como presentó la necesidad de ejercitar el intelecto”[11]. El hombre es, para él, una unidad de cuerpo y espíritu. Esta nueva educación, consecuentemente, tendrá semejantes características. Se alejará de lo híbrido y lo escindido para pasar al terreno de lo homogéneo: “eran todos sus juegos libres pues dejaban el partido cuando les placía (…) mientras esperaban recitaban clara y elocuentemente algunas sentencias de la lección que habían retenido”[12].
Siguiendo la línea de estos parámetros “correctos” de comportamiento, La “Abadía de Thelema” se construye como modelo utópico de organización social, como una asociación entre belleza, sanidad y bien. Es opuesta a los monasterios, es un espacio abierto, sin murallas, ni relojes, ni hipócritas, ni jueces, ni celosos, ni usureros, en el que la vestimenta es elegida por consenso y no por imposición, donde el hombre “puede elegir el bien”. Con esta construcción se exalta la diferencia entre la obediencia (paralela a la educación primera) y el comportamiento por buena educación y voluntad propia (de la mano de Ponocrates). La Abadía es un asilo contra el error del mundo.
El letrero a la entrada de la misma comunicaba explícitamente la voluntad de sus creadores. Luego de una extensa enumeración de quienes no debían allí concurrir, leemos: “Entrad aquí felices y por libre voluntad, flores de belleza de celeste faz, de busto firme, de modesto talante”. Además de la gracia que causa en el propio lector, otra vez se retoma aquí el tópico de la felicidad y la risa, y la dupla cuerpo-espíritu.
Los pares dicotómicos opuestos son centrales para el texto. Desde la comparación se enfatizan las diferencias, imprimiendo un tinte claro y conciso de preferencias, por parte del autor. La oposición de los dos tipos pedagógicos posibles está en juego desde el nacimiento mismo de Gargantúa. Screech nos revela: “la irremediable imposibilidad de alcanzar la verdad por medio del debate contradictorio hizo muchas veces reír a Rabelais aunque no sin algo de amargura”[13]. Entonces, cabría preguntarse ¿por qué elige reírse de un fenómeno social tan troncal en su vida y en su escritura?
La risa funcionaría como su manera de abordar, de forma renovada y personal, esta temática perteneciente al campo de lo real, acercándonos a los lectores a un mundo que, en superficie parece simplemente carnavalesco, pero que en verdad se construye como una fuerte crítica, alejada del realismo grotesco planteado por Bajtín. En Gargantúa no hay puro carnaval, no todo es transfiguración. La “Abadía de Thelema” es el núcleo final que posibilita abarcar desde aquella perspectiva cómica, un ideal de organización al que aspira Rabelais. Consenso, voluntad, reflexión, belleza y felicidad.


[1] Bajtín, Mijail. La Cultura Popular en la Edad Media, Alianza, Buenos Aires, 1994, p. 27.
[2] Rabelais, Francois. Gargantúa. Madrid, Editorial, 1992. p.29
[3] Charpentier, Francoise. Una educación de príncipe. Gargantúa, cap.XI, Ficha de Cátedra, Buenos Aires, OpFYL, 2008, p.30.
[4] Gargantúa. Op. Cit. p.84.
[5] Demerson, Guy. Paradigmas épicos en Rabelais. Ficha de Cátedra, Buenos Aires, OpFYL, 2008, p.42.
[6] Gargantúa. Op. Cit. p.92.
[7] Íbid. p.92.
[8] Artal, Susana G. Francois Rabelais. Humanismo, risa y ficción. Ficha de Cátedra, Buenos Aires, OpFYL, 2008, p.6.
[9] Gargantúa. Op. Cit. p.122.
[10] Se puede pensar este “continuada” como proveniente de la educación formal primera, la escolástica, pero también se puede pensar como la pedagogía recibida complementaria de la libertad salvaje de aquellos primeros años de vida, que, junto a la nueva educación humanista, lograron transformar a Gargantúa en aquel educado con “todo lo que se debe”.
[11]Francois Rabelais. Humanismo, risa y ficción. Op. Cit. p.7.
[12] Gargantúa. Op. Cit. p.124.
[13] Screech Michael. III Pantagruel Ficha de Cátedra, Buenos Aires, OpFYL, 2008, p.38.