sábado, 30 de mayo de 2009

Un legado

Cris Morena hizo que
todos nosotros
queramos, un poco y en secreto,
ser huérfanos.

viernes, 29 de mayo de 2009

Volando.


Mescolanza.

CHUCUCHUCHUCUCHÚ
es viernes y viene el Sarmiento a buscarme
a la esquina de casa.
Me mete entre túneles azulados
y toneladas de mantecol y gomitas sinsabor,
me empapa de canciones bolicheras,
y me trae de vuelta
al mundo de nuestros tambores,
y nuestros movimientos alocados
de cabeza y pies y cabeza y cuello y tanta
bicicleta llena de gente nueva;
o no tan nueva porque
seguro que en algún momento sabremos
que todos ya nos conocíamos.
Como al final nos pasa a todos con todos.

martes, 26 de mayo de 2009

O cuarteto.

Bailar cumbia es
fruncir el ceño
y levantar los brazos
con las manitos como así.

domingo, 24 de mayo de 2009

Qué fantástica fantástica



















Fiestas.
Descontrol de pasitos y pasotes,
antifaces volando con vino y matraca.
Murga del pie, murga del sabor.
AZÚCAR!
vengan a mi cositas lindas,
fiesta es la que yo arme conquienquiera.
Fiesta roza diversión
en música, en botella, en pastito recién cortado.
Fiesta roza emoción,
hamaca paraguaya de diez almohadones,
que se tiran en el aire contra todos, entre todos.
Fiestas,
de tres a cinco temprano
de seis a nueve, bien tarde.
Fiestas de tierra y color colorado,
con piñatas o con bolsitas,
llena de gente que te mira y te sonríe.
Así es la fiesta.

De una alfombra sale esto.





















Había nacido entre flores,
comido entre flores, dormido entre flores,
había soñado y había despertado entre flores.

Su mesita de luz consistía en un velador
celeste arriba de
una telita lila con 
mariposas rosas y azules clarito.

Comía mirando a la ventana,
con mucha luz o mucha oscuridad,
sin ninguna companía
o a lo sumo algún diario viejo,
que le gusta releer de vez en cuando.

Su barrio no tenía internet,
pero de haberla tenido,
él igual no hubiese sabido,
porque hacía veinte años que ya no sabía más nada.
El mundo parecía haberse vuelto
extraño.ajeno.másgrande. tosco. incómodo,
para él.

Él no entendía bien lo que estaba pasando,
pero no dejaba de comer
guisantes y almejas
entre la luna y el foquito de luz
que lo acompañaban en cada bocado.


jueves, 21 de mayo de 2009

Gran Pregunta

Por qué habré elegido una carrera
donde el entusiasmo y el miedo
pasan por un análisis sintáctico
y una traducción de algún texto griego.

domingo, 17 de mayo de 2009

Llueve Sobremojado.

Un pantalón suelto
(lo vislumbraba por debajo de la mesa)
y aspecto de matemático ensimismado.
Camisita a cuadros cerrada,
último botón abierto
(fiuuuu).
Ella miraba por la ventana,
lo miraba detenidamente. Pensando en que tal vez
si se despojaba de prejuicios
él quizás tendría rico perfume,
quizá besase mejor de que lo que sus labios escuetos sugerían.
Quizá hasta fuera bueno cocinando.

Se fue.
No entró al bar.
Llegó a la parada del 55 con culpa y tristeza.
Decepción, qué fea sensación.
Tenía ganas de patear tachos de basura
como en las películas.
Tenía ganas de subirse a un avión y arrancarse mechones de pelo.
Hubiese preferido nacer Elefante,
porque al menos no tendría tantas decisiones sinsentido que tomar.
Los elefantes son gigantes y felices,
por qué yo seré humana,
mujer, feminista, obsesiva, sigilosa e insoportablemente racional?
Se sentó en el cordón a mirar el aguita.
Había boletos de colectivo
y zapatillas dando vueltas cerca.
Se paró y decidió ir caminando.
Caminó cien horas y mil pasos y llegó a su cama.
Lloró hasta la mañana siguiente,
y ya era lunes.

Parisino.


No. Solo no, yo quiero con vos,
acá los dos juntos, así entre la neblina
y el gris parisino.
Esperame, acercate, no te alejes tanto.
Hay mucho mundo acá adentro
y allá afuera es peligroso estar solo.
Tu mano, mi mano, es ya como mía.
No me la saques, egoísta.
¿Cómo hago si no me acaricia dentro
y fuera las sábanas ásperas,
sin tus suavidades matutinas?
Esperame y saltamos juntos,
quién sabe. Quizás allá estamos mejor,
sin tantas barandas ni trajes.
Ni botones ni ensaladas,
esperame en la esquina de siempre
y comemos fondue.
La gente sale a borbotones por cada arcantarilla.
Ratitas, rechonchos, pochoclo, barriles.
Las ciudades nos quedan grandes
y las oficinas chicas.
Entonces, vamos de a pasitos
agigantados hacia el mundo del otro lado,
al otro lado del mundo de la mano
de la mano del mundo del otro lado,
porque hay que haber ido y vuelto
para saber que sí se puede
ir a otro lado,
y volver mejor. Sin tanta baranda.

sábado, 16 de mayo de 2009

Una paradoja

ME CANSÉ DE LOS TÍTULOS,
LOS RÓTULOS, Y
LAS ETIQUETAS.

Geométrico.





















Armonía cósmica:
agradezco tus vericuetos
y saltos descomunales
en los caminos más frecuentes
que no tienen principio ni fin
y en nuestras vidas,
minúsculas, frescas, entretejidas, saladas y dulces,
que nos llevan y nos traen de vuelta con tanta fluidez.
El collar de perlas espaciales
dejó de tirar del cuello
para empezar a lamer rodilla,
para contabilizar con agujas
los movimientos humanos desde que existe el hombre,
medida de todo. Y todo en sí.
Ser hombre es ser medida cósmica
de lo que no tiene ni media explicación.
Cada día se más y cada día entiendo menos.
O no se, eso tampoco lo entiendo.

Pro y Contra. Gana el contra.

Lo que menos me gusta del invierno
es el frío y
la ropa y el calzado
y que está estrechamente asociado a una larga etapa de parciales
(si viviésemos del otro lado quizá me disgustaría un poquito menos).
Tampoco me gusta vestirme en capas.
(transpiro).
Transpiro más en invierno que en verano.
Mi mamá no me cree que hay remeras que
te las ponés y YA tienen mal olor. No hay con qué darle.
A mi me gusta no vestirme
me gusta andar en patas
y sentir el aire en las pieles.
Entonces el invierno me viste me abriga me agripa
y yo quiero todo al revés.
Lo que sí me gusta
es que las sábanas son más suaves,
uno aprecia mucho los acolchados pomposos
los besos
los fogones
las pantuflas las polainas
y los chocolates semi amargos.

Se te pegan y cagaste.

¿Qué tendrán Cristian Castro
Ricardo Montaner
Cris Morena
Y Nicole Neumann
que todas sus letras siguen
resonando eternamente en nuestras cabezas?

Quizás.

Creo que estar bien con uno mismo
es poder escuchar una canción
bien melosa en la radio
un viernes a la una de la mañana
y decir: ay, sí, ricardo (montaner)
te re entiendo, pero hoy me río de vos.
(no lloro, se entiende).

lunes, 4 de mayo de 2009

Te amo Julio Antonio.

En las series que siempre vimos
todos los personajes se callan las verdades
dan vuelta las cabezas
acarician en sus sueños a su amor verdadero
que es su hermano y su padre al mismo tiempo.
En esas series la gente vomita honestidad
ocultado la verdad, diciendo algo
que nada tiene que ver con aquello.
Ellos dicen y se van
sin esperar respuestas,
esperando a que diga el tiempo
o el próximo capítulo.