martes, 9 de agosto de 2011

Cosas que hablan de mi personalidad.

Siempre que jugué a las barbies, el juego consistía en armar la casa con los muebles rosados y, una vez terminada la vivienda, ken besaba a barbie y yo volvía a guardar todo en la bolsa.
Me encantaban los stickers pero no me gustaba cambiarlos. Sentía que los de los otros eran inferiores.
Nunca me salieron bien ni la vertical ni la medialuna.
Siempre odié las colonias de verano ( 1) los coordinadores; 2) no sé nadar "crol").
El family game se convirtió en obsesión con el juego "arcanoid" y también con el "mario bros". Cuando cerraba los ojos seguía escuchando la musiquita.
La dentista fue, es y será, siempre, lo peor.
No me cuestan las vacunas; en eso siempre fui madura. (Aunque felizmente aceptaba el paseo a Mac Donalds post pinchazo).
Siempre le tuve miedo: a los ladrones, a las abejas y a la orfandad.
En el bowling me va muy bien desde chiquita. Gané copas y trofeos.
Antes no comía panchos porque no me gustaba la mezcla de frío (pan) con caliente (salchicha). Ahora no como queso.

7 comentarios:

Chaski dijo...

Los stickers de los demás ERAN inferiores.
Las colonias, sus coordinadores y las reglas dentro de una pileta deberían estar prohibidas.
El único trofeo que tuve fue de Bowling ( y muchos cassttes por bailar, pero no cuentan)
Vacuna sin regalo, JAMÁS!
Re miedo a ladrones, pero abejas y orfandad no te banco (yo me crié chiqutitando)
Bué el queso? te faltaron un par de cositas, che.

Criadas y crecidas. Pf.

Tu hermana.

Damu dijo...

Eso porque nunca tuviste un coordinador como yo.

ELENA MONTOYA dijo...

hola!

cepi dijo...

creo que me puso le nombre de mi madre, a ver ahora

Familiarizada dijo...

Ir al dentista es lo más feo que hay. Yo nado muy bien crowl pero nunca me salió estilo pecho. En la colonia me peleaba con todos los cordinadores. Me obsesioné con el Príncipe de Persia a tal punto que tuve que borrarlo. Soy un desastre en el bowling pero me defiendo mejor con el pool.
Mis hijos deben creer que las vacunas son parte de la Cajita Feliz.

Julieta dijo...

Jajaja, familiarizada me reí con tu "mis hijos deben creer que las vacunas son parte de la Cajita Feliz".

Camu dijo...

Va mi versión.
Siempre jugué a las barbies y el juego consistía en decirle a Luli: "quiero ser la mala y esta vez ganar".
Me encantaban los stickers pero nunca se me ocurrió cambiarlos. Estaban en el álbum y el juego era únicamente exhibirlos.
Vertical y medialuna, sí. Cualquier otro deporte, incluido el bowling, jamás.
Siempre amé las colonias de verano (y tengo una amiga de la colonia de cuando tenía 4 años, Lau).
Nintendo: fanatismo. En mi casa, mario; en lo de Luli, juegos de hombres del hermano.
Dentista y vacunas: puaj.
Miedo: abejas 100%.
Deberías probar el pancho con queso arriba, derretido, y con papitas. Miam.

[Me hiciste reír mucho]