lunes, 11 de abril de 2011

Lo complicado son los días nublados.

Conozco una mujer que tiene
sueño ligero de noche.
Entonces decide contar los lunares
en la espalda de su esposo.
Ella se duerme pero
su esposo se despierta y se da cuenta
de que su mujer no tiene ni un lunar,
ni una peca, ni alguna cicatriz para entretenerse.
Esto le parece muy egoísta y le pide el divorcio.
Ella vuelve a tener problemas de sueño.
Ahora cuenta desde la ventana las estrellas.

2 comentarios:

Carla dijo...

Mencantó.

Airdish number dijo...

Pero el esposo se despierta porque ella se desploma dormida arriba de él o qué?